Publicado el

Picasso, por siempre Picasso.

CULTURA

 

EN UNA MUESTRA DE GRABADOS EN MADRID Y EN UN LIBRO DE HISTORIETAS APARECIDO EN PARIS

Por Albino Dieguez Videla

Pablo Picasso pasó toda su vida entre mujeres. La fascinación y el afán por comprender los misterios que encierra la mente femenina lo inspiraron para recrear un universo como el que muestran los sesenta y seis grabados expuestos en este momento en la Fundación Canal, en Madrid.

En su infancia, el futuro pintor se crió en su natal Málaga, junto a su madre, su abuela y sus dos hermanas, y más tarde estuvo permanentemente rodeado por sus distintas compañeras sentimentales, lo que hizo que intentara permanentemente descifrar los enigmas del mundo femenino.

“Picasso. El eterno femenino” pretende reflejar el continuo contacto del genial pintor malagueño con la figura de la mujer, uno de los temas iconográficos más constantes en su obra, como reflejan los grabados de esta muestra, en la que el artista plasma ese mundo desde distintos ángulos. Imaginarias y reales. Todas las mujeres caben en la exposición de la Fundación Canal, aunque brillan con luz propia en estos trabajos su compañera sentimental durante diez años y madre de dos de sus hijos, Franoise Gilot, y su última esposa, Jacqueline Roque, con la que se casó en 1961.

Los grabados, realizados entre 1927 y 1964, se articulan en catorce secciones, en función de las distintas maneras en las que el artista capta a la mujer: renacentista, barroca o cubista, donde aparecen sentadas, al estilo de los retratos cortesanos, posando para artistas o con indumentaria de otros siglos.

Espejo del alma“, en alusión al adagio latino que convertía las facciones en un reflejo del alma, inicia el recorrido expositivo con unos retratos del genio malagueño en los que se mezclan belleza con misterio, como “Retrato de la señora Rosengart”. Franoise Gilot cuenta, por méritos propios, con un apartado en el que la musa durante años del pintor aparece en un comienzo de forma difusa (“Cabeza de joven“, 1945), con trazos más firmes y esquemáticos “Joven con cabellos largos“, o en retratos más ambiciosos y de mayor formato, como en “Francoise con lazo en el pelo“.

También su última esposa, Jacqueline Roque, es otra presencia imprescindible en la obra de Picasso, con su rostro visto a menudo de perfil (“Perfil en tres colores“, “Mujer con blusa de flores” y “Jacqueline leyendo”), en los que el artista rinde un homenaje a España al adornar a su compañera con una mantilla o tocada con un velo como premonición de la boda que pocos años después celebrarían.

Como herencia del Renacimiento, plasma rostros de mujeres inventadas, representadas de perfil y adornadas con flores o cuellos de estilo manierista, al igual que sus mujeres sentadas, como los retratos de Franoise en un sillón.

El creador del cubismo aplicará las enseñanzas de este movimiento a la figura femenina en retratos de líneas audaces sobre un fondo negro (“Figura en negro”), con enérgicos campos de color, como en “Figura con blusa a rayas” o con formulaciones esquemáticas simplistas como “Hombre tumbado” o “Carmen Plancha”.

La actitud meditativa de “Francoise sobre fondo gris” muestra al espectador su interés por acceder al universo privado femenino, así como las cuatro versiones de “Dos mujeres desnudas” o las dos de “Mujer ante un espejo”. Aunque la tensión erótica no está presente en la muestra, el artista no renuncia a jugar con las líneas que proporciona el cuerpo humano desnudo, como sucede en las mujeres sobre fondo negro del libro “Poemas y litografías”.

EL COMIC DEL GENIO

Los primeros años de Picasso en París, impregnados de bohemia, mujeres, tragedia y pinceles, llegan a las librerías francesas con una serie de cuatro volúmenes de cómics firmados por el dibujante Clément Oubrerie y la guionista Julie Birmant.

La novela gráfica, que edita Dargaud y recrea las vivencias del pintor entre 1900 y 1912, debuta con “Pablo 1. Max Jacob” y recupera los recuerdos de Fernande Oliver, una modelo que posaba para algunos de los artistas instalados en París a inicios del siglo XX y que se convirtió en el primer gran amor de Pablo Picasso (1881-1973).

Se trata también de la reconstrucción de una ciudad en una época de esplendor y del célebre barrio de Monmartre, la colina donde se ubica la basílica del Sagrado Corazón y donde buscaban cobijo muchos de los artistas que desfilaron por París hace ahora un siglo.

Las viñetas componen el perfil de un Picasso enérgico y ambicioso, fascinado por el París de las exposiciones universales y por las mujeres de la “belle époque”.

En ochenta y siete páginas de viñetas llenas de ímpetu y trazos nerviosos y con una tirada de treinta y siete mil ejemplares, el volumen inaugural de la serie relata la llegada del genio malagueño a París, con apenas veinte años y acompañado de su íntimo amigo y también pintor Carlos Casagemas, con quien compartiría un estudio en el número 49 de la rue Gabrielle.

Un año después, un Casagemas atormentado se quitaría la vida de un tiro en la cabeza, después de haber intentado asesinar a Germaine, la bailarina del “Moulin Rouge” con quien mantenía una relación.
Ese drama marcó profundamente al genio cubista, quien derivó entonces su escala cromática y dio inicio al “período azul“, que se extendería hasta 1904.

El cómic, que no se priva de ilustrar los incontables romances de Picasso, detalla cómo la muerte de Casagemas desquició al artista, que pintaba obsesivamente mientras erraba entre amantes y botellas de alcohol.

El talento de Picasso asombró al público desde su primera exposición, en la galería que regenteaba el prestigioso Ambroise Vollard, pocos meses después de la muerte de su amigo, recoge el cómic. Aquella muestra del 25 de junio de 1901, para la que el pintor terminó un centenar de cuadros en un mes, supuso además el inicio de su relación con el crítico de arte Max Jacob.

Jacob, precisamente, da nombre al primer tomo de la novela gráfica, dio además refugio a Picasso cuando se granjeó una fama de “maldito” que solamente generaba óleos llenos de aflicción y soledad.
Será entonces, en 1904, cuando el amor de Fernanda entre en la vida del malagueño, instalado ya en su célebre estudio Bateau-Lavoir de Montmartre.

Es también el momento en el que termina “Pablo 1. Max Jacob“, que continuará con tres tomos dedicados a otros tres grandes amigos del artista, el literato Guillaume Apollinaire, la escritora Gertrude Stein y el pintor Henri Matisse.

La novela gráfica de Picasso, que se publicará en español en 2013, no es la única biografía en cómic con la que 2012 comenzó la temporada literaria en Francia, donde las librerías también han visto llegar “Virginia Woolf”, de Michele Gazier y Bernard Ciccolini, y “Freud”, de Corinne Maier y Anne Simon.

(Fuente:http://www.laprensa.com.ar/Cultura/388223-Picasso-por-siempre-Picasso.note.aspx y selección de Patrick Jonas)

Acerca de patrickjonas

Este es uno de varios de mis blogs. En las páginas dice: Visita mis otros blogs y allí en uno de ellos está mi identidad. (patricia roi jonas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s