Publicado el

UNA MARIPOSA BLANCA..

El día era cálido, de primavera, un cielo límpido y azul. Los árboles floridos pintaban de rosa y blanco la avenida del parque. Las personas caminaban tranquilamente por las avenidas y senderos. El césped me invitaba y decidí descansar allí un rato. Me senté en la mullida hierba de trébol y me saqué los zapatos, mejor dicho las botas de piel de antílope que llevaba puestas y las dejé a mis pies. Y de pronto vi volar hacia mí una mariposa blanca, absolutamente blanca, tenía tan solo unas pintas negras en el borde de las alas; y de pronto se posó delicadamente en el taco de una de mis botas. Sorprendente, siempre pensé que las mariposas solo se posaban en las flores de los jardines para libar su néctar o contribuir a la polinización de las plantas. Nunca pensé que una mariposa blanca se posaría en el taco de una de mis botas.

Acerca de patrickjonas

Este es uno de varios de mis blogs. En las páginas dice: Visita mis otros blogs y allí en uno de ellos está mi identidad. (patricia roi jonas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s