Publicado el

Los desafíos mediáticos del Vaticano

Por Marcelo Stiletano | LA NACION

 

Hollywood no perdió el tiempo. Dos días después del anuncio que conmovió al mundo entero y que puso en marcha una verdadera revolución en la Santa Sede, desde la capital del entretenimiento se anunció -tras un reducido cónclave entre ejecutivos de la cadena Showtime- que la serie The Vatican ya tiene a su propio pontífice.

Anteanoche, The Hollywood Reporter dividía el ancho de su página de Internet entre dos fotos: a la derecha, la del papa Francisco en su primer saludo a la multitud luego de ser elegido; a la izquierda, la del gran actor suizo Bruno Ganz, que será el ficticio papa Sixto VI en The Vatican , uno de los más ambiciosos proyectos televisivos de este año.

A esa misma hora, otras publicaciones entraban en otra clase de divertimento fotográfico, por cierto muy popular en Hollywood. A la hora de jugar al casting de una futura película sobre el papa argentino, al lado de la sonrisa transparente del cardenal Jorge Mario Bergoglio aparecía la de Jeffrey Tambor, el magnífico comediante de Arrested Development . Y alguno ya pensó en Jonathan Pryce, el actor inglés que interpretó a Perón en la Evita de Alan Parker y Madonna.

El momento de elegir de verdad un rostro para llevar al cine al papa Francisco inexorablemente llegará. Pero falta mucho tiempo para eso. Vale la pena recordar, por ejemplo, que el retrato fílmico definitivo de Juan Pablo II arribó en 2005 a través de actores de alto perfil como el estadounidense Jon Voight y el alemán Thomas Kretschmann. Ese año llegaba a su fin el pontificado de Karol Wojtyla, iniciado en 1978. Seis años después llegó el primer acercamiento de ficción a la vida del papa polaco, un telefilm protagonizado por Albert Finney.

Con The Vatican , Hollywood aceleró los plazos. En las últimas dos semanas no hubo día en que no se anunciara alguna incorporación al elenco o precisión sobre la trama que marcará el debut televisivo de Ridley Scott y tratará de aprovechar contra reloj la renovada expectativa mundial por los asuntos del Vaticano planteada desde la sorpresiva renuncia de Benedicto XVI.

Con todo, consciente de que se mete con una institución cuyos ciclos transcurren de un modo completamente distinto al resto, también hay prudencia para no adelantarse a los acontecimientos que por estas horas auguran una etapa de grandes transformaciones. Seguramente por eso, The Vatican eligió a un papa que hablará en inglés, pero a la vez tendrá visibles rasgos germánicos, en inevitable alusión al pontificado de Joseph Ratzinger.

La serie fue caracterizada desde dicha publicación como “un thriller sobre espiritualidad, poder y política que transcurre en nuestros días” cuyo foco está puesto en las “maquinaciones políticas dentro de la Iglesia Católica” y se propone explorar “los vínculos y las rivalidades que se suman en el interior de esa institución a sus misterios y milagros”.

Nada demasiado alejado, a primera vista, de los enigmas ocultos y las conjuras planteadas con alto perfil en las sucesivas adaptaciones de los best sellers de Dan Brown ( El Código Da Vinci yAngeles y demonios ). Les tocará ahora a Scott y a un guionista tan hábil como Paul Attanasio ( La suma de todos los miedos Intriga en Berlín ) la misión de darle mayor certidumbre y menos inverosimilitud al enfoque conspirativo que, se descuenta, ocupará el primer plano de The Vatican.

¿Cómo podría reaccionar de aquí en adelante el auténtico Vaticano frente a una ficción que promete dosis de realismo y libertad creativa propias de una producción concebida originalmente para el cable premium? Por lo pronto, ante la multitud de periodistas que lo escuchaban ayer, Francisco dejó en claro que su idea como Pontífice está en las antípodas de la imagen del Vaticano que vienen mostrando el cine y la televisión, cuando dijo cuánto le gustaría una “Iglesia pobre y para los pobres”. Para lograrlo, deberá resolver lo antes posible varios interrogantes en cuestiones mediáticas.

De nuevo en Hollywood, Variety, una publicación diaria históricamente conocida en todo el mundo como la biblia del espectáculo, se preguntaba el jueves último si el nuevo papa podrá afrontar los desafíos que en materia de comunicación plantea también para el Vaticano la era digital.

(Fuente:    http://www.lanacion.com.ar/1563941-los-desafios-mediaticos-del-vaticano  y selección de Paloma de la Paz)

Acerca de patrickjonas

Este es uno de varios de mis blogs. En las páginas dice: Visita mis otros blogs y allí en uno de ellos está mi identidad. (patricia roi jonas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s