Publicado el

El bar macabro

 (Cuentos del Lavabo, apenas un intento , by Silvina Läufer)( Para todos …)

Noche de una leve llovizna.

Las luces del puerto se duplican en las aceras mojadas y el viento del norte entre las hayas se mezcla con el graznido de los cuervos.

Al final de la calle, un bar de hospitalidad dudosa.

Pero entramos, con la indulgencia de nuestros mejores silencios. 

Tras una larga e incómoda espera, nuestros cafés, acompañados con una breve medida de vodka, arriban a la mesa.

No nos llevó mucho tiempo advertir en una de las servilletas el siguiente texto:

“Debes entrar de noche en un baño sin ventanas y en el que no entre nada de luz.

Debes abrir la canilla del agua caliente hasta que el vapor empañe el espejo y entonces escribir sobre él este nombre: Niñoazul.

Debes apagar la luz y juntar los brazos como si estuvieras sujetando un bebé…

Pasados unos minutos comenzarás a sentir el peso de un bebé.

No lo sueltes muy rápido, pero tampoco estés con él demasiado tiempo en brazos o,

será demasiado tarde.” 

El “demasiado tarde”, por alguna razón tal vez absurda, nos estremeció…

No obstante, él decidió ingresar al baño cuya puerta podía advertirse al fondo del local…

Poco después supe que, ya dentro del baño, él juntó sus brazos como si acunara a un bebé y se mantuvo inmóvil y en silencio durante unos segundos.

Luchaba contra su miedo mientras permanecía de pie frente al espejo, y así llevaba casi dos minutos cuando sintió algo en sus brazos. 

Al principio pensó que se le habían quedado dormidos debido al entumecimiento de no moverlos durante tanto tiempo.

Pero poco a poco el peso se hizo más notorio y claramente podía sentir como el pequeño cuerpo se apoyaba sobre sus brazos.

El peso era cada vez mayor, y fue entonces, dijo, cuando sintió que las pequeñas manitas del bebé comenzaron a tocarlo.

Al principio, le tocaban el brazo como una caricia, pero poco a poco trataban de trepar y tocarle la cara, el pecho y el cuello. 

 Era como si el bebé reviviera  y tratara de agarrarse a algo o alguien , y así él iba sintiendo esos arañazos en los brazos, en el cuello, en la cara.

Paralizado por el miedo no era capaz de gritar ni de moverse. 

 Dicen que él insiste en que pudo verlo, que sobre sus brazos estaba el cuerpo de un bebé muy morado que luchaba por alcanzar su rostro, que en el espejo, aún empañado, podía verse la silueta de una mujer con el rostro deformado, mirándolo con una mirada profunda y desprovista de humanidad.

Dicen que fue su grito lo que destrozó el espejo en mil pedazos; un grito tan descomunal que lo precipitó de al suelo. 

Así lo encontramos. Su cuerpo yaciendo en el suelo con una mueca de terror en su rostro cubierto de arañazos. 

Aún hoy permanece internado en un instituto neuropsiquiátrico insistiendo que el niño morado es real.

 

NOTA: Dicen que en la Tabla Ouija esa invocación es una de las más peligrosas que se puede realizar, incluso por parte de aquellas personas que han tenido la suerte de soltar al bebé, antes que sea demasiado tarde.

 

Cuenta cierta leyenda urbana que hace muchos años,  una madre, por descuido, ahogó a su pequeño hijo en la bañera.

Por atender una llamada de teléfono dejó al bebé solo por unos minutos y cuando regresó  lo encontró totalmente morado debajo del agua. La madre no soportó su pérdida y se cortó las venas con unos trozos del espejo que había destrozado en su desesperación. 

Desde entonces, en muchos parajes aledaños al puerto,  suelen decir que el alma sin descanso del niño puede ser invocada si se siguen unos determinados pasos… 

 Pero quién puede creer en ello? Acaso te lo contaron?

© Silvina Läufer, CUENTOS DEL LAVABO, 2014 (Noviembre, mes en que se me escapan ciertos intentos de cuentos de suspenso)

 

(Fuente:  https://www.facebook.com/notes/silvina-läufer/el-bar-macabro-cuentos-del-lavabo-apenas-un-intento-by-silvina-läufer-para-todos/10152430402491905”   y selección de Patrick)

Acerca de patrickjonas

Este es uno de varios de mis blogs. En las páginas dice: Visita mis otros blogs y allí en uno de ellos está mi identidad. (patricia roi jonas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s