Publicado el

“Hice de mis pinceles una bandera”

pinceles_2016

Héctor Wistuba Lorca, ex funcionario de la Facultad de Medicina entre 1958 y 1973, así como artista plástico de renombre radicado en Finlandia, donó una colección de 30 de sus obras a la Universidad de Chile. – Otros dos de sus cuadros irán al Museo de Arte Contemporáneo

 

Fueron recibidas el 25 de abril de 2016 en el patio Andrés Bello de la Casa Central de la corporación por su rector, profesor doctor Ennio Vivaldi, quien además comparte lazos de amistad con el pintor desde sus épocas como estudiante en nuestro plantel. “Este gesto generoso de Héctor reivindica el espíritu que debe primar en una institución eminentemente intelectual, que está llamada para que los jóvenes encuentren en ella un entorno donde puedan hacerse grandes preguntas. Ese fue siempre el ámbito en el cual la Universidad de Chile lo recibió, y en el cual tiene particular importancia el arte como aquello que expresa el espíritu humano, su voluntad de reflexionar con libertad infinita acerca de sí mismo y del entorno, la sociedad, la historia y el futuro”.

 

pinceles_2_2016

El rector dijo que “este gesto generoso de Héctor Wistuba reivindica el espíritu que debe primar en una institución eminentemente intelectual, que está llamada para que los jóvenes encuentren en ella un entorno donde puedan hacerse grandes preguntas”.

 

Además, la autoridad reflexionó acerca de lo que significó “en la vida de cada uno de nosotros el golpe de Estado, en cuanto a los caminos que tomamos. Para todos fue una instancia en la que nos vimos obligados a romper ideas falsas de nosotros mismos, como la idea que teníamos como país de nuestra conciencia de civismo, del respeto por la democracia y por el prójimo, valores que a nuestro entender hacían imposible lo que sucedió. Así se produjo una toma de conciencia, una necesidad de encontrar la verdad profunda de sí mismos, lo que nos llevó a caminos impredecibles, como el de Héctor a Finlandia, donde jamás se imaginó. Pero, al mismo tiempo, nos obligó a entender qué es lo que en última instancia es uno; y en esa experiencia dramática pudimos conocer aquellos valores que están en el fondo de cada persona y también aquellos que están en el fondo de la identidad que uno tiene con su patria. Esos valores para muchos de nosotros tuvieron una vinculación enorme con la Universidad de Chile, por eso que el amor que le tenemos está ligado a la necesidad de rescatar al Chile más profundo, aquel que -en el decir de Humberto Maturana- es invariante: eso es lo que tenemos que escarbar hasta encontrarlo, para volver a identificarnos con él.

 

En el MAC y en el Museo de la Memoria
En sus palabras, Héctor Wistuba repasó lo que fueron sus inicios como dibujante y pintor, cuando fue aceptado en la Academia de Bellas Artes luego de dibujar un Apolo negro; las dificultades que atravesó durante su formación, pues debido a su pobreza debía robar carboncillos a una compañera y trabajar en papeles que les habían sobrado a alumnos mayores. Atribuyó los éxitos de su carrera al trabajo duro, que realiza hasta el día de hoy, junto a sus nietos en el país que no sólo lo acogió sino que premió en varias ocasiones su trayectoria y productividad. Luego, recordó historias en su Universidad de Chile, defendiendo a acusados políticos hasta con las manos si era necesario. “De orador tengo poco, porque me formé en las calles y en las canchas de fútbol; lo bueno es que aquí son todos mis amigos. Por eso le agradezco a Francisco Brugnoli, director del MAC, aceptó dos de mis pinturas, dos temas de Finlandia, para dejar su nieve en un museo chileno, junto al caballito de mar -símbolo de quienes fueron compañeros como presos políticos en dictadura- que está en el Museo de la Memoria. También estoy en dos grandes museos de ese país, más no puedo pedir. Donde miro encuentro conocidos y amigos, qué quiere que le diga; gracias a todos”.

 

pinceles_3_2016

Héctor Wistuba Lorca; el rector de la Universidad de Chile, prof.dr. Ennio Vivaldi, y la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, prof. Faride Zerán.

 

En la oportunidad, la también ex funcionaria de nuestra institución, poetisa y gestora de la visita de Héctor Wistuba a nuestro país, Amanda Fuller, dedicó unas palabras a este encuentro de generosidad, quien recordó parte de las palabras de Andrés Bello en su discurso inaugural de la Universidad de Chile: “El entendimiento cultivado oye en el retiro de la meditación, las mil voces del coro de la Naturaleza; mil visiones peregrinas revuelan en torno a esa lámpara solidaria que alumbra sus vigilias”. He ahí donde hoy podemos dar sentido a la belleza que expresa un artista a través de su pintura y hacerla también un medio de alivio, de conciliación entre el dolor y el valor de la vida y las ideas. Cuando Héctor Wistuba justifica su quehacer artístico dice: “Hice de mis pinceles una bandera; pinté la vida de otro modo”. Al entregar parte de su obra también nos hace partícipes de un ideal: dejar un legado de paz, un puente de color para las grandes travesías que el ser humano debe enfrentar”.
Por Cecilia Valenzuela León

(Fuente:  http://www.med.uchile.cl/2016/abril/12489-hice-de-mis-pinceles-una-bandera.html  y selección de Patrick)

Acerca de patrickjonas

Este es uno de varios de mis blogs. En las páginas dice: Visita mis otros blogs y allí en uno de ellos está mi identidad. (patricia roi jonas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s